Noticia

Volver

Peronismo Bonaerense 09-09-2017

Apalalá - Menéndez lidera la Primera Sección y va contra la Tercera de Magario, Insaurrralde y Cascallares

Apalalá - Menéndez lidera la Primera Sección y va contra la Tercera de Magario, Insaurrralde y Cascallares

Con cuatro intendentes en la dipusta por la continuidad del liderazgo del peronismo boanerense, hay cruces y contra cruces para saber cuál será el futuro de la fuerza política en 2019.

 

Los resultados de las PASO dejaron algo en claro. Si con un candidato malo como Esteban Bullrich,  Cambiemos obtuvo de la mano de la Gobernadora María Eugenia Vidal un 35 % de los votos, el peronismo ya esta pensando en cómo volver a obtener más del 50 %.

 

Entonces comienza a retumbar el segundo interrogante, si Cristina tenía un piso alto y un techo bajo en una elección de tres tercios que se polarizó, ¿cómo perforar el límite de los 35 puntos?

 

Esto lo sabe tanto Gustavo Menéndez (Merlo) como también Verónica Magario (La Matanza), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Mariano Cascallares (Almirante Brown).

 

Los cuatro ganaron en su distrito, con la diferencia que Magario y su socio político, Fernando Espinoza, Presidente del Partido Justicialista de licencia, van a pagar la factura de Unidad CiudadanaNo dejás el PJ al garate gratis como tuvo que hacerlo Espinoza. Ahora los intendentes peronistas se cubren y lo responsabilizan al matancero de la jugada que Cristina exigió para encabezar la lista: no tener Primarias y menos con Randazzo

 

Así que con el dúo Magario/Espinoza esmerilado y los resultados en la mano, Menendéz arrancó a fondo porque enfrente sólo tiene como rival a Insaurralde. Cascallares es un intendente nuevo y pertenece a una Sección Electoral como la Tercera donde sobreviven históricos del peronismo. No es su turno.

 

A través de este paneo, actúa en paralelo el Cambiemos marca Vidal con una Legislatura que pude que el amarillo sume la mitad más uno. Que quieran dividir La Matanza están todos de acuerdo excepto Espinoza y Magario. Pero en el peronismo preocupa porque si la división triunfa, sienta atecendentes y Vidal va a ir por Lomás  de Zamora y Almirante Brown. Negocio para Vidal y negocio para Menéndez que no se pronunció jamás la división de los distritos de la Tercera.

 

Cristina también sabe de los celos que hay entre la Primera y la Tercera Sección, entre Menéndez e Insaurralde y la dibuja en cancha.

 

 

Por si alguien no lo notó: luego de las PASO, Cristina se reunió con los intendentes de la Primera en Merlo (Primera) y con los de la Tercera en Lomas de Zamora. No eligió el Moreno del camporista Walter Festa ni La Matanza de Magario que hasta de Primera Senadora la intendenta se bajó a candidata a concejal para traccionar votos y hacer ganar a Cristina.

 

 

Así como Cristina sabe de los celos cruzados, Menéndez sabe que Espinoza y Magario e Insaurralde ya conversan con Sergio Massa para ordenar el Partido Justicialista cuando venzan todos los mandatos el 15 de diciembre de 2015.

 

Por eso, "el militante de las causas del mundo" Gustavo Menéndez se depliega en todas las direcciones. Mantiene sus vínculos con Vidal para sacar el cuco de la división de los distritos de La Matanza, Lomas de Zamora y Almirante Brown. Se pone en jefe peronista de la Primera Sección, y algo demostró cuando logró que el intendente Juan Zabaleta llamara a votar al espacio, sostiene lazos con el jefe comunal Mario Ishii de José C. Paz, mantiene la sociedad con Leandro Nardini (Malvina Argentinas) y logró un acuerdo con Ariel Sujarchuk (Malvinas Argentinas).

 

Acá tenemos los dos bloques: Menéndez con la Primera contra la dupla Magario/Insaurralde de la Tecera.

 

Ahora bien, Menéndez no quiere presidir el Partido Justicialista. Hoy llevar el PJ adelante es conducir un micro con siete ruedas, tres volantes y cinco cajas de cambio. 

 

Pero en Merlo sostiene que hay "leales" al Movimiento Nacional Justicialista que lo pueden integrar. 

 

Aunque uno más uno, más otro en política no da tres, los intendentes piensan que si a los 35 puntos de Cristina se le suman los 15 de Massa y los 5 de Randazzo, hay un 55 % del conurbano en condiciones de votar una fórmula peronista. Sí y seguro. Y si le meten Cambiemos llegan al 90 %.

 

Menéndez sabe que esa fórmula es imposible. No hay tres actores capaces de sentarse en la misma mesa y que serían Randazzo, Massa y Cristina. Este "uno más uno, más otro", es igual a fractura. El cristinismo por fuera y sólo antes que bajo un triunvirato con Massa y Randazzo. Para el cristinismo eso es retroceder y perder su base electoral.

 

La high society de Unidad Ciudana tiene con qué. Cristina superó en votos todas las boletas locales de los intendentes.

 

Así que la pregunta es: ¿Cristina nos va a regalar la fórmula a la gobernación? Esta claro: no. ¿Va a poner al gobernador? Quizás. Y entonces empienzan las alternativas.

 

Si Cristina dice les doy el gobernador, pone el vice, obvio. Pero, ¿y si dice que no? ¿Habrá Primarias? Y si hay Primarias, ¿cómo juega cada intendente?

 

Por todo esto para Menéndez es tan importante organizar el Partido Justicialista como no integrarlo.

 

Es importante por si hay Primarias. Y no quiere integtrarlo porque es imposible manejarlo. 

 

Prefiere acumular intendentes, siete de Unidad Ciudadana, más Zabaleta, ponele, más Ishii y pelear con la Tercera la candidatua a Gobernador que lo rifó con Daniel Scioli y lo perdió con Jualián Domínguez. ¿Si pierde la pelea? Fácil. Será el vice la provincia un hombre que empezó como Subsecretario de Tierras de Raúl Othacehé


Mas información