Noticia

Volver

Historia Política del Gran Morón 16-12-2017

Por Andrés Llinares: La Historia de una foto

Por Andrés Llinares: La Historia de una foto

El camión de la foto era del empresario matarife José Alberto Samid.

 

 

Se trataba de un Mercedes Benz 1114 improvisado para hacer campaña en Morón. Se subía por atrás, tenía un sistema de audio precario con vieja bocinas de metal y ninguna comodidad. O sea, ni baño, ni anafe para un mate un café.

 

De este camión surgió la idea del "menemóvil" que luego harían Eduardo Duhalde y Alberto Pierri en 1989 pero con un micro de larga distancia con camas, baño y cocina.

 

¿Cómo surge el camión? La campaña electoral por la presidencia del Nación, por la sucesión de Raúl Alfonsín que indefectiblemente debía dejar el cargo ya que la Constitución Nacional establecía un solo mandato de seis años, había comenzado el 7 de septiembre de 1987, un día después de las elecciones por las gobernaciones, cuando Antonio Cafiero finalmente gana la Provincia de Buenos y Juan Carlos Rousselot la intendencia de Morón.

 

Aunque parezca increíble, el 7, 8, 9, 10 y 11 de septiembre de 1987, Morón amaneció con afiches en todo el distrito que decían "Menem Presidente". La campaña ya estaban en marcha y la pelea Menem – Cafiero abierta.

 

El PJ Morón, conducido por Horacio Román, un histórico de la Renovación Peronista, entonces Presidente del Bloque Senadores Provinciales, fue sorprendido. No esperaba la pelea en la que luego se metió hasta las últimas consecuencias.

 

Pese a la jugada, de llenar de afiches Morón con la consigna "Menem Presidente", Rousselot debía esperar hasta diciembre para asumir. Y demostrando amplitud, durante la transición de septiembre a diciembre, dialogó y acordó con todas las agrupaciones peronistas del distrito y conformó un gabinete extenso que tenía desde ex Montoneros, pasando por dirigentes de la Renovación, hasta hombres del Comando de Organización y Guardia de Hierro.

 

Pero más allá de su pluralidad, lo que estaba claro era que no pertenecía ni pertenecería a la Renovación Peronista.

 

¿Por qué? Porque la mayor parte de la campaña se la había financiado Luis Barrionuevo, sindicalista ortodoxo jefe de los gastronómicos, quien incluso puso al primer candidato a concejal, Joaquín Ignacio Arias, quien luego de jurar fue elegido Presidente del Concejo Deliberante.

 

¿Cuál era el problema entre Barrionuevo y Cafiero? Cafiero asociaba los sindicatos al pasado, a lo obsoleto, a la falta de ideas, a la violencia. Así que los caciques sindicales más ortodoxos querían sobrevivir a Cafiero que se presentaba como el sucesor natural de Alfonsín.

 

Vieron una salida en la figura de Carlos Menem. Rousselot se había pronunciado a favor de Menem desde un comienzo. Para 1987, ya intendente y Cafiero gobernador, seguía proclamando a los cuatro vientos que el hombre para reorganizar el país era Menem.

 

Para 1988, la campaña se profundiza justamente porque es el año en que Menem y Cafiero van a internas. El hecho fue insólito. Por primera vez el PJ elegía su candidato a Presidente mediante internas y no a través de los congresales partidarios.

 

La interna fue el 9 de julio de 1988 (por eso se los ve en la foto abrigados).

 

Menem - Duhalde se impusieron con el 53,94% de los votos, frente al 46,06 obtenido por Cafiero - De la Sota. En total fueron 833.353 votos contra 711.596.

 

La dupla Menem - Duhalde se impuso en 18 provincias, entre ellas Buenos Aires, patrimonio de Cafiero.

 

Mientras que la fórmula Cafiero-De la Sota sólo ganó en seis.

 

Los vencedores obtuvieron más del 70% de los votos en 8 provincias, mientras que la fórmula liderada por Cafiero hizo su mejor elección en Córdoba, con un 69,29 % de los votos.

 

Y la foto de Juan Carlos Rousselot y Carlos Menem es de ese año y anterior al 9 de julio.

 

El camión salía de la avenida Estanislao Zeballos de un galpón lindante a un local partidario cercano a la ex Textil Castelar que era propiedad de Carlos Bonicalzi, luego conocido por su actividad como Secretario de Gobierno durante el segundo mandato de Rousselot.

 

En ese mismo local funcionaba la radio FM Todo Nacional, la única que transmitió la asunción del nuevo intendente el 10 de diciembre de 1987 y que tenía como directora a Cristina Cortina, luego concejal rousselotista.

 

En 1988, Menem, como precandidato y gobernador de La Rioja, estuvo en Morón. Visitó el Concejo Deliberante, se sentó en el sillón del Presidente del Cuerpo y dio un breve discurso frente a una multitud. No había manera de entrar al recinto, excepto para algunos periodistas que cubríamos con periocidad las sesiones de la época por la puerta lateral que daba a la Sala de Prensa y que había hecho construir la UCR en 1983 para tener un Plan B ante una pelotera.

 

Del Concejo Deliberante fueron al local de Zeballos, subieron al camión y para evitar calles estrechas, transitó sólo por avenidas.

 

Logré subir al camión pero duré aproximadamente 30 segundos. Me bajaron rápidamente. Estaba vedado a todo periodista, militante o dirigente. Las figuras tenían que ser sólo Menem y Rousselot.

 

El camión rodó hasta la tardecita. Atravesó la Avenida Vergara, la Ruta 201 de El Palomar (conocida como Avenida Julio A. Roca), la avenida Brandsen de Ituzaingó, y en Morón tuvo que meterse por Carlos Casares porque la avenida Pierrastegui en aquel entonces era muy angosta y tenía mucho tránsito.

 

La gente salía de sus casas, rodeaba el camión y gritaba. "Vamos Menem" (frase que luego fue slogan de uno de los spots de campaña). Y Rousselot y Menem saludaban. Eso era todo. De eso se trataba, de mostrarse, de decir acá estamos, vamos a ganar, no nos pueden vencer, salgamos de la resignación. Nada más. Debajo del camión, los militantes entregaban volantes que decían Menem Presidente con Juan Carlos Yachinto a la cabeza (también luego concejal y cinco años Presidente del Concejo Deliberante).

 

Aunque nunca los mostró en público, para entonces Rousselot ya tenía los afiches que lo mostraban como candidato a gobernador. Rousselot pensaba que al año siguiente (digo: 1989), cuando Menem ya fuera Presidente de la Nación, él sería el candidato a gobernador en 1991. Y entonces en 1996 sucedería Menem.

 

Este "plan" se le había ocurrido luego de ganarle a Román la interna por la intendencia y se reforzó tras erigirse como el referente menemista bonaerense indiscutiblemente más fuerte tras la interna de 1988.

 

Fue así que Rousselot integró el grupo denominado "Los 12 Apóstoles" junto a José Bauzá, Antonio Vanrell Rubén Cardozo entre otros. O sea, los primeros que salieron a "predicar" la frase "Menem Presidente", un hombre poco conocido en Buenos Aires con aspecto poco urbano y que todo el mundo subestimaba en las áreas pobladas e instruídas.

 

Como me bajaron del camión, la foto sólo la puede tomar de frente y bien arriba. La verdad, de casualidad salió bien porque en aquellos tiempos, una buena cámara, salía un dineral y no había cámaras digitales ni photoshop. O sea, si salía mal no se podía arreglar.

 

Dos datos de color:

 

1) Rousselot era más conocido que Menem en Buenos Aires por trayectoria como locutor en Canal 11 y actividad como intendente.

 

2) Tres días antes, se había realizado la elección interna para la elección de candidato a Presidente de la UCR.

 

Y se anotaron dos fórmulas: la integrada por Eduardo César Angeloz (gobernador de Córdoba en 1983 y reelecto en 1987) acompañado por Juan Manuel Casella (ex ministro de Trabajo de Raúl Alfonsín, y derrotado en la elección para gobernador bonaerense en 1987). Y la que presentaba al senador nacional por Chaco, Luis León, acompañado por el embajador Carlos Yeregui.

 

La UCR había sufrido una debacle electoral en 1987, en la que sólo pudo obtener dos gobernaciones de las 22 que se eligieron: Río Negro, donde se impuso Horacio Massaccesi (vencedor en 1995 de la interna nacional de la UCR) y el propio Angeloz en Córdoba.

 

Así, el candidato del partido oficial estaba claro: sería Angeloz, el único mandatario radical que había sido reelegido en las provincias. La elección fue considerada como un trámite. El candidato cordobés contó con el apoyo de la mayoría de los dirigentes del gobierno nacional y de todos los distritos incluso del Presidente del Nación, Raúl Alfonsín.

 

El senador León no claudicó en su postulación, pero poco (o casi nada) pudo hacer ante el poder del mandatario de la provincia mediterránea.
 


La elección interna se realizó el 5 de julio, tres días antes que la del peronismo, y Angeloz - Casella obtuvieron el 88,64% de los votos ante el 11,36% de la dupla León - Yeregui.

 

Los afiliados que concurrieron a la elección fueron poco más de 811 mil.

 

En cambio, los que concurrieron a la del PJ fueron 1,5 millones. Este dato también potencio al peronismo y lo instalaba como ganador natural de las elecciones presidenciales del año 1989, cosa que finalmente ocurrió.

 

 


Mas información