Noticia

Volver

Derechos Humanos 08-01-2018

Base Militar de El Palomar: Una ex detenida reconoció los hangares como lugar de secuestro y tortura durante la Dictadura

Base Militar de El Palomar: Una ex detenida reconoció los hangares como lugar de secuestro y tortura durante la Dictadura

(por Sebastián Zárate).- Es Zoraida Martín (en la foto). Permaneció detenida en la Comisaría de Castelar Sur, en la Primera Brigada Aérea de El Palomar y en Mansión Seré dentro de la Sub - Zona 16 de la Fuerza Aérea.

 

 

 

Lunes 8 de enero. Vecinos, dirigentes políticos, militantes sociales y de organismos de derechos humanos, periodistas y fotógrafos llegan a las 10:30 a la puerta de la Primera Brigada Aérea de El Palomar, Centro Clandestino de Detención durante la última Dictadura Cívico - Militar - Eclesiástica.

 

Son las 13:15. Zoraida Martín saluda con los dedos en V. "¡Fuerza, compañeros!", grita emocionada. Abraza a Nora Cortiñas. Después de dos horas y quince minutos, Zoraida y Nora, junto a Iris Pereyra de Avellaneda (madre del Negrito Floreal asesinado durante la dictadura), salen de la Base Militar por la puerta ubicada en Itacumbú y Matienzo. Es un hecho histórco.    

 

El hijo de Nora, Gustavo Morales Cortiñas, tenía 24 años el 15 de abril de 1977 cuando lo secuestraron en Castelar. Estudiaba Ciencia Política y militaba en la Juventud Peronista. Continúa desaparecido.

 

Zoraida tenía 17 años cuando la secuestraron en Mendoza. La subieron a un avión y la trasladaron a Buenos Aires. A la Base Militar de El Palomar primero. A Mansión Seré después.

 

El primer contacto que Zoraida tuvo con la Dictadura Cívico - Militar - Eclesiástica fue a través de su hermana Adriana, secuestrada a los 14 años el 16 de diciembre de 1976. La liberaron el 20 de febrero de 1977. 

 

Secuestraron a Adriana porque no encontraron a Zoraida en su casa de Castelar. Un mes después detuvieron a Zoraida. Militaban en la Unión de Estudiantes Secundarios.

 

"¿Querés conocer la Provincia de Córdoba?", le preguntaron en pleno vuelo.

Zoraida no respondió y alguien le sacó la cabeza por una especie de ventanilla.

 

"Creí que iban a matarme, a tirarme al vacío", contó con voz temblorosa Zoraida en septiembre de 2008 durante el juicio a los represores Hipólito Rafael MarianiCésar Comes, jefes de la Sub-Zona 16

 

"Tanto miedo me quedó a volar que hace poco pude hacerlo sin nervios", aseguró. En el avión la golpearon salvajemente. "Nosotros éramos cuatro hermanos y mi mamá, ayudábamos en la economía doméstica. Vivíamos de forma humilde, sin lujos. Y por cómo nos formamos, yo no estaba acostumbrada ni a recibir una cachetada", dijo a los jueces.

 

Desde la Base Militar de El Palomar la llevaron a la Comisaría III de Castelar Sur, donde antes había estado detenida Adriana. Luego, la trasladaron a Mansión Seré.

 

"De Mansión a Base", era el mensaje que transmitían las patotas para pedir refuerzos para algún operativo o avisar que había algún 'paquete', como llamaban a los detenidos que estaban en pésimas condiciones para la tortura.

 

"Para mí, funcionó claramente el circuito represivo del Oeste" porque "lo vi en carne propia. Me fueron trasladando de un lugar a otro", dijo Zoraida durante el juicio.  

 

Comes y Mariani fueron jefes de la VII Brigada Aérea de Morón y jefes de la Sub - Zona 16 durante la Dictadura Cívico - Militar - Eclesiástica. El 5 de julio de 2008 los condenaron a 25 años de prisión por las detenciones y torturas en Mansión SeréEl 16 de noviembre de 2015, por delitos de Lesa Humanidad cometidos en la Sub - Zona 16, recibieron una condena a 25 años de cárcel.   

 

Hoy, 8 de enero de 2018, Zoraida ingresa nuevamente a la Base Militar de El Palomar. Sale emocionada. "Volvimos a señalizar el lugar", festeja.

 

La memoria de Zoraida está intacta.

 

"Lo que hoy quieren usar como lugar para la aeronavegación, aeronaval independiente dicen ellos, es el lugar en el que el Comodoro Mariani hacía la primera recepción a los compañeros que luego enviarían a los vuelos de la muerte", recuerda. "Ahí se les hacía el primer interrogatorio y luego los trasladaban a otro sector", puntualiza.

 

"Los dos hangares que quieren renovar, el número 8 puntualmente, son los lugares donde nos tenían atados y desde donde nosotros veíamos cómo subían a los compañeros a los Hércules", explica.

 

Durante la inspección ocular en la obra en construcción del aeropuerto de El Palomar que se construye donde ella estuvo detenida, Zoraida dialoga con la jueza federal de San Martín, Martina Isabel Forns. La ex detenida le explica las inspecciones oculares que ahí anteriormente realizaron junto a los jueces federales Daniel Rafecas y Sergio Torres.

 

"A la jueza le quedó claro todo lo que pasó acá dentro", asegura.

 

Veremos qué resuelve Martina Forns. Porque la construcción del aeropuerto continúan con prisa y sin pausa. 


Mas información

Volver